Problemas comunes de jardinería y cómo resolverlos

La jardinería es uno de los mayores placeres de la vida, pero ya sea que sea un novato o un profesional, existen algunos problemas comunes que pueden interponerse en el camino.

Saber qué tipo de suelo tiene, cómo prevenir plagas y cómo identificar problemas con sus plantas puede ser útil para evitar problemas futuros, pero nunca es demasiado tarde para rescatar un jardín un poco abandonado.

Para ayudarlo a ganar la guerra contra las malezas y otros problemas del jardín, hemos respondido algunos de sus problemas comunes en el jardín.

Las malas hierbas se han apoderado

Desafortunadamente, la guerra contra las malas hierbas nunca se puede ganar realmente.

Incluso después de los mayores esfuerzos para librar a los lechos de los jardines de estos invasores espontáneos, no hay garantía de que no vuelvan a asomar sus feas cabezas en el futuro.

Sin embargo, no todo es pesimismo. Puede controlar las malas hierbas implementando un programa regular de deshierbe, especialmente en la estación húmeda, cuando las malas hierbas tienden a extenderse como un reguero de pólvora.

Arrancarlos (raíces y todo) es la forma más rápida y eficaz de eliminar el problema, y ​​el juego de llana, horquilla y escardadora de Esganoderma hará que este tedioso trabajo sea un trabajo fácil.

También existen otros métodos, como rociar pesticidas, colocar mantillo, sofocarlos o usar una solución casera de agua y vinagre para eliminar las cosas verdes no deseadas de los caminos y adoquines.

No se que tipo de suelo tengo

Hay seis tipos principales de suelo: franco, calcáreo, limoso, arenoso, arcilloso y turboso.

Hay algunos factores que pueden determinar el tipo de suelo que tiene, incluido el clima donde vive, las condiciones que rodean su jardín, es decir, si está en la llanura aluvial de un río grande o en la cima de una colina, y los organismos como la fauna que tienes y la actividad humana alrededor del suelo.

Por lo general, puede saber qué tipo de suelo tiene por su apariencia. Por ejemplo, el suelo arcilloso es duro cuando está seco y grumoso y pegajoso cuando está húmedo, el suelo turboso es de color oscuro y el suelo calcáreo suele ser pedregoso.

Sin embargo, para diagnosticar exactamente qué tipo de suelo tienes, es una buena idea comprar un kit de prueba casero o llevar una muestra a tu vivero local.

Una vez que comprenda su tipo de suelo, puede plantar en consecuencia o tomar medidas para enriquecer y mejorar la tierra en su jardín.

Mis plantas se estan muriendo

Si sus plantas se ven un poco peor por el desgaste, lo más probable es que se deba a un riego excesivo o insuficiente, o a una enfermedad.

Regar correctamente es más complicado de lo que piensa, ya que existen múltiples factores que determinan la cantidad de humedad que necesitan sus plantas, incluido el clima, el tipo de suelo, el drenaje, las especies de plantas e incluso las restricciones de agua que podrían existir en su área.

Cuando hace calor, es una buena idea regar las plantas por la mañana, antes de que el jardín se vuelva demasiado húmedo, permitiendo que la humedad se filtre en el suelo en lugar de evaporarse.

En los meses más fríos, la necesidad de agua se reduce, aunque aún es importante vigilar los cultivos y árboles frutales que puedan necesitar suplementos con más frecuencia que el resto del jardín.

Si el problema no es regar, es probable que las plantas se estén marchitando debido a una enfermedad.

Todo, desde la podredumbre y el tizón hasta la infestación de insectos y el moho, puede causar problemas con las plantas, y cada uno debe tratarse a su manera, así que verifique los síntomas de la planta afectada en línea o con un experto antes de tomar medidas.

Tengo un cesped irregular

Hay muchas razones por las que su césped puede tener parches o adelgazarse en algunos lugares, incluido el desgaste excesivo por el alto tráfico peatonal, la orina de los perros, la falta de luz solar, un problema de insectos o negligencia.

Aunque la mayoría se puede resolver con relativa facilidad, es importante solucionar la causa antes de buscar la solución del problema.

Esparcir semillas de césped es una forma de volver a tener un césped exuberante, pero si no solucionaste la causa, es probable que los parches vuelvan a aparecer una y otra vez.

Si su césped está parcialmente sombreado debido a plantas demasiado grandes o mal colocadas, puede podarlas o trasplantarlas para permitir que entre más luz solar.

Si tiene un perro, entonces es una buena idea entrenarlo para que haga sus necesidades en otro lugar o lavar el césped con una manguera tan pronto como su mascota vaya al baño.

Para las áreas desgastadas, considere instalar un camino para evitar un mayor desgaste, o si cree que el problema se debe a las larvas del césped u otros insectos, es posible que deba analizar una muestra del suelo.

Para mantener su césped con un aspecto saludable durante todo el año, es una buena idea cortarlo regularmente en verano y permitir que crezca más libremente en invierno, aplicar un alimento para césped o fertilizante dos veces al año, regarlo con un aspersor cuando hace calor y airearlo.

Al comienzo de la primavera para fomentar un nuevo crecimiento.

Las plagas se están comiendo mis plantas.

Todo, desde ratas y pájaros hasta orugas y babosas, puede estar devorando su jardín y estropeando su arduo trabajo, y desafortunadamente detenerlos puede ser complicado, aunque no imposible.

Las barreras físicas, como las redes, pueden ser necesarias para evitar que los pájaros picoteen las semillas o arranquen las plantas, mientras que la siembra complementaria es un buen remedio natural para disuadir a los insectos; por ejemplo, los crisantemos contienen pesticidas orgánicos, mientras que la lavanda es conocida por disuadir a los mosquitos, por lo que plantarlos entre camas que desea proteger vale la pena.

Para problemas de orugas, es una buena idea inspeccionar sus plantas diariamente.

Puede quitar físicamente cualquier oruga de sus plantas (use guantes), pellizque las hojas afectadas, cubra sus plantas con una red o trate sus plantas con la solución orgánica correcta que no dañe los ecosistemas que la rodean.

Mis verduras no crecerán

Si sus vegetales no están cooperando, es probable que haya elegido variedades inadecuadas para cultivar para la época del año, el clima o el tipo de suelo, que haya abarrotado su huerto o que haya elegido el lugar equivocado para plantar.

La mayoría de las frutas y verduras necesitarán al menos seis horas de luz solar directa al día para crecer con éxito, así como un lugar protegido lejos de los vientos fuertes, mucho espacio, suelo bien drenado y compost de buena calidad.

Antes de plantar vegetales, es vital preparar el suelo, asegurándose de que tenga un buen equilibrio de pH, un buen drenaje y que esté libre de rocas o piedras que puedan interferir con las raíces de las plantas.

Mientras tus plantas crecen, es igualmente importante regarlas regularmente, sin ahogar el suelo, y arrancar las malas hierbas a primera vista para evitar que roben los nutrientes esenciales. Esté atento a cualquier plaga y enfermedad también.

Mis tomates se estan pudriendo

Credito de imagen

Si sus tomates se están pudriendo, lamentablemente se ha convertido en víctima de la podredumbre apical.

La fertilización excesiva y el riego incorrecto es un boleto de ida a una planta de tomate infeliz, cuando aparecerán podredumbres en la parte inferior de las frutas debido a un desequilibrio de calcio.

Esto generalmente es causado por fluctuaciones en la humedad, demasiado nitrógeno en el suelo o un desequilibrio en el nivel de pH. Parecerá que un extremo de la fruta está marrón y húmedo, y también se puede propagar a otras frutas.

Proteja sus cultivos de los vientos fuertes, verifique que el pH de su suelo sea el correcto para la planta, cubra bien y riegue adecuadamente para evitar que el problema vuelva a ocurrir.

¿Cómo hago a prueba de zarigüeyas mi jardín?

Ámalas u odialas, las zarigüeyas son una especie protegida, y por mucho que puedan entrometerse en tu propiedad y devorar tu jardín, no debes dañarlas. Sin embargo, puede tomar medidas para disuadirlos.

Como criatura nocturna, las zarigüeyas prefieren salir en la oscuridad de la noche, por lo que instalar una luz con sensor de movimiento que se encienda cuando una zarigüeya cruce el umbral ayudará a asustarlas.

Proporcionar un lugar adecuado para anidar también puede disuadirlos de hacer un hogar en su techo, mientras que un olor fuerte, como el ajo o el mentol, untado alrededor de las plantas que desea proteger ayudará a disuadir a las zarigüeyas de comer su jardín para la cena.

Deja un comentario